Publicado: 29 de Junio de 2016 a las 09:12

Edurne Cornejo

Interesada siempre en hacer todo lo posible por nuestros peques de 4 patas (no me gusta llamarlos “mascotas”) y tras leer un artículo de una perrita tratada con acupuntura, me entró la inquietud de saber más sobre ello y terminé estudiando Acupuntura Veterinaria (2003-2005).

Después quise conocer en qué consistía la homeopatía. Leyendo sobre el tema y hablando con homeópatas me pareció muy interesante y que se podía combinar perfectamente con la acupuntura, por lo que en el 2007 me decidí a estudiarla. Es un mundo muy amplio y complejo que cada día me apasiona más y en el que nunca se acaba de estudiar.

Siempre me ha interesado mucho la nutrición, veo el cuerpo como una maquinaria a la que hay que suministrar el mejor combustible para que funcione correctamente. Por ello he estudiado nutrición en base a la Medicina Tradicional China, algo bastante aplicable en nuestro día a día.

En 2012 incorporé a mi formación la terapia floral, con Flores de Bach, terapia que encuentro sencilla de emplear en animales, y muy útil para tratar emociones.

Comencé con kinesiología en 2013, incorporándola a mis tratamientos en cuanto pude.

Desde 2012 colaboro como profesora en el Curso de Diplomatura en Acupuntura Veterinaria impartido por Acuvets, homologado por IVAS (Internacional Veterinary Acupuncture Society).

Desde 2004 en que las terapias holísticas comenzaron a entrar en mi mundo, no sólo el profesional, mi vida cambió y así, mi modo de ver las enfermedades y de tratarlas. Son muchos los pacientes tratados en los que los resultados han sido, y siguen siendo, espectaculares, animándome a seguir por este camino y aprendiendo de cada caso, pues cada paciente, y su “amito” me han enseñado y aportado cosas.
Cada vez estoy más convencida de que el camino correcto en la medicina es aquel que trata al animal en su globalidad, no desgajándolo como si pudiéramos tratar aisladamente cada parte sin que influya en las demás. Y sobre todo, viendo cómo son y cómo se comportan nos tenemos que rendir al hecho de que sienten como nosotros, tienen miedos, inseguridades y frustraciones que les enferman igual que a nosotros y que las debemos tratar así.

Colaboro en Brinzal (Centro de recuperación de rapaces nocturnas) en la rehabilitación de rapaces con acupuntura y homeopatía, en los casos en los que pueden beneficiar a estas criaturas maravillosas, víctimas de atropellos en la mayoría de los casos.


Gonzalo Díaz

En 2015, después de 12 de profesión veterinaria me dí cuenta que quería dar algo más a muchos de mis pacientes. Sobre todo a los que tenían enfermedades crónicas, cáncer o patologías que la medicina Veterinaria moderna no pueden dar soluciones o tienen tratamientos en ocasiones demasiado agresivos.

Por ello decidí meterme en este maravilloso mundo de la medicina natural o integrativa.

Empecé estudiando acupuntura a través del Curso de Diplomatura en Acupuntura veterinaria IVAS (International Veterinary Acupuncture Society) y esa medicina me sumergió en este universo apasionante y seguí realizando cursos de Kinesiología a través de la Sociedad Kinesiologica Española, Micoterapia realizado por Hifas da Terra, par biomagnético, Flores de bach y uno de los últimos han sido en esta misma clínica, Curso de craneosacral y masaje metamórfico.

Es asombroso ver como poco a poco hay más pacientes que se benefician de estas terapias y mejoramos su calidad de vida y la de sus humanos. Éso me hace seguir en esta fantástica profesión que cada día me enseña más cosas.