Edurne Cornejo

Interesada siempre en hacer todo lo posible por nuestros peques de 4 patas (no me gusta llamarlos “mascotas”) y tras leer un artículo de una perrita tratada con acupuntura, me entró la inquietud de saber más sobre ello y terminé estudiando Acupuntura Veterinaria (2003-2005).

Después quise conocer en qué consistía la homeopatía. Leyendo sobre el tema y hablando con homeópatas me pareció muy interesante y que se podía combinar perfectamente con la acupuntura, por lo que en el 2007 me decidí a estudiarla. Es un mundo muy amplio y complejo que cada día me apasiona más y en el que nunca se acaba de estudiar.

Siempre me ha interesado mucho la nutrición, veo el cuerpo como una maquinaria a la que hay que suministrar el mejor combustible para que funcione correctamente. Por ello he estudiado nutrición en base a la Medicina Tradicional China, algo bastante aplicable en nuestro día a día.

En 2012 incorporé a mi formación la terapia floral, con Flores de Bach, terapia que encuentro sencilla de emplear en animales, y muy útil para tratar emociones.

Comencé con kinesiología en 2013, incorporándola a mis tratamientos en cuanto pude.

Desde 2012 colaboro como profesora en el Curso de Diplomatura en Acupuntura Veterinaria impartido por Acuvets, homologado por IVAS (Internacional Veterinary Acupuncture Society).

Desde 2004 en que las terapias holísticas comenzaron a entrar en mi mundo, no sólo el profesional, mi vida cambió y así, mi modo de ver las enfermedades y de tratarlas. Son muchos los pacientes tratados en los que los resultados han sido, y siguen siendo, espectaculares, animándome a seguir por este camino y aprendiendo de cada caso, pues cada paciente, y su “amito” me han enseñado y aportado cosas.
Cada vez estoy más convencida de que el camino correcto en la medicina es aquel que trata al animal en su globalidad, no desgajándolo como si pudiéramos tratar aisladamente cada parte sin que influya en las demás. Y sobre todo, viendo cómo son y cómo se comportan nos tenemos que rendir al hecho de que sienten como nosotros, tienen miedos, inseguridades y frustraciones que les enferman igual que a nosotros y que las debemos tratar así.

Colaboro en Brinzal (Centro de recuperación de rapaces nocturnas) en la rehabilitación de rapaces con acupuntura y homeopatía, en los casos en los que pueden beneficiar a estas criaturas maravillosas, víctimas de atropellos en la mayoría de los casos.


Amaya Espíndola

Licenciada en veterinaria de pequeños animales desde finales de 2009. En cuanto me gradué cuestioné mi poca habilidad para tratar gatos, un poco por miedo, y así fue como decidí hacer mis prácticas con especialistas. Primero con Alejandro Paludi con quien preparé mi tesis de carrera sobre trichomonosis felina y luego con John August, quien me enseño la importancia del manejo del paciente. Esto fue una gran motivación para encarar los problemas antes de que sucedan y no tener que esperar a verlos en la clínica cuando muchas veces ya es tarde. Así fue como Felvet formó su primer objetivo, corregir los problemas de estrés y comportamiento como base de la medicina preventiva. Es un mundo muy interesante que me hizo conocer más a la especie, no sólo del lado médico sino también de lo que ellos pueden enseñarnos conviviendo con ellos.


Tatiana Páramo Ballesteros

Terapeuta Craneosacral
La terapia craneosacral es una terapia manual, suave y profunda, que se basa en percibir una pulsación rítmica sutil presente en todas las estructuras del sistema craneosacral (encéfalo, médula espinal, líquido cefalorraquídeo,
meninges, huesos, pelvis y sacro) y que se transmite a los órganos y tejidos.
Técnica impartida por Tatiana Páramo Ballesteros, terapeuta craneosacral con formación y experiencia en kinesiología, reiki, masaje metamórfico y educación canina en positivo.

Publicado: 29 de Junio de 2016 a las 09:12