Es una técnica que consiste en la colocación de pares de imanes en puntos concretos del organismo, con el objetivo de inactivar o impactar microorganismos que pueden estar latentes o causando una sintomatología diferente a la asociada normalmente a ellos.
También nos permite adelantarnos a la aparición de síntomas y calmar dolor.
En los animales que hayan recibido quimioterapia no se debe emplear.

Consúltanos por Whatsapp